Un marco para promover prácticas seguras y permitir decisiones de gestión más informadas

Distanciamiento social, seguimiento de contactos y más

Resumen

Aunque la pandemia por la COVID-19 no ha terminado, una nueva normalidad se está imponiendo a medida que las empresas descubren cómo seguir avanzando mientras toman medidas para mitigar la propagación del virus.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) continúan ofreciendo recomendaciones para ayudar a las empresas a proporcionar entornos de trabajo seguros y saludables. El equipo de protección personal (Personal Protective Equipment, PPE), como los protectores faciales, las barreras de plástico y las estaciones de desinfección de manos juegan un papel importante para reducir la propagación. Pero según los CDC, la mejor manera de reducir la propagación de la COVID-19 es limitar el contacto cercano cara a cara, o como suele aparecer en el lenguaje corriente, el distanciamiento social.

También llamado "distanciamiento físico" por los CDC, el distanciamiento social significa mantener un espacio seguro, actualmente definido como al menos 2 metros, entre personas de diferentes hogares. La razón fundamental de la práctica se basa en cómo se propaga el virus. Cuando una persona infectada tose, estornuda o habla, las gotitas pueden entrar en el aire y propagar la COVID-19 a las personas cercanas.

El desafío al que se enfrentan las empresas es doble. En primer lugar, ¿cómo pueden las empresas facilitar un distanciamiento social eficaz en toda la organización? En segundo lugar, ¿qué pueden hacer en caso de que un empleado dé positivo?