Agosto de 2020

Trabajando al unísono: la solución robótica Yale robotics

Robots y humanos trabajando juntos, la fuerza laboral del futuro – ¿o no es así? Para la industria de la manutención, esto ya es posible.

Marzo de 2019

Condiciones duras para papel suave

 

  • Kimberly-Clark es líder mundial en papeles higiénicos. La planta de la compañía en Niederbipp, Suiza, tiene una operación de 24 horas al día en las que los equipos de manutención se ven sujetos a unas condiciones de calor, humedad y polvo muy exigentes.
  • La flota de Kimberly-Clark consta de 23 carretillas Yale, con el soporte del distribuidor Yale local Avesco.
  • Avesco y Yale consiguieron personalizar los equipos de acuerdo con los requisitos específicos de Kimberly-Clark, cliente que no para en elogios para los equipos Yale.

Calor, humedad, polvo, abrasión - la producción de papel higiénico suave es un negocio duro y tener equipos que puedan trabajar continuamente en este entorno es crucial para mantener la productividad. La fábrica de Kimberly-Clark en Suiza confía exclusivamente en las carretillas suministradas por el distribuidor Yale® Avesco. Desde carretillas elevadoras de trabajo intensivo a transpaletas de plataforma, los equipos Yale del emplazamiento trabajan veinticuatro horas al día y siguen impresionando con su ergonomía y fiabilidad.

Andreas Nussbaum no se impresiona fácilmente. El director de las instalaciones de la operación de Kimberly-Clark Group en Niederbipp ha visto ir y venir muchos proveedores diferentes de equipos de manutención. Casi todas las marcas han intentado en algún momento demostrar su valor en la fábrica de papel suiza. Durante seis años, este productor de productos de higiene Kleenex® y Hakle® ha utilizado solamente carretillas Yale. En opinión de Andreas, así es como debería seguir, ya que él y los otros 47 conductores aprecian la durabilidad de los equipos. "Las carretillas son robustas y apenas se producen daños - esto es algo estupendo para nuestras operaciones aquí," dice Andreas.

42.000 empleados, 175 países y marcas como Huggies® y Kleenex® hacen de Kimberly-Clark líder mundial en papeles higiénicos. En su planta de Niederbipp, en el cantón suizo de Berna, las 320 personas de plantilla de Kimberly-Clark producen productos principalmente para el mercado local. La producción de papel no es un juego de niños: hay calor, humedad, hay polvo por todas partes y la producción es una operación de 24 horas al día. "Nuestro entorno de trabajo impone exigencias muy altas en los vehículos en nuestra fábrica," dice Andreas. Al mismo tiempo, es necesario mover grandes cantidades: las máquinas de papel tienen un apetito casi insaciable de papel residual y pasta de papel - las dos materias primas clave en la fabricación del papel. La flota de Kimberly-Clark de 23 carretillas Yale trabaja consiguientemente muy duro: seis carretillas elevadoras con motor diésel, de la GDP35VX a la GDP60VX, trabajan en el parque exterior manteniendo la circulación de materias primas y cinco carretillas eléctricas están centradas en la logística en los almacenes. Tienen una vida de servicio impresionantemente larga, así, las carretillas de la serie ERP16/18 VF contabilizan más de 8.000 horas en cinco años en el emplazamiento y una carretilla GDP35VX registra un valor de 14.750 horas en solo 65 meses. "Las carretillas se usan de forma intensiva, también en términos de horas de funcionamiento," dice Andreas.

En 2012 Kimberly-Clark cambió de un fabricante de carretillas alemán a Yale. El distribuidor suizo de Yale, Avesco, ya era muy conocido porque había suministrado previamente cargadoras de ruedas para la cadena de suministro de materias primas.

Andreas recuerda cómo Avesco reunió el paquete global correcto: además de las fiables y ergonómicas carretillas de Yale, el acuerdo incluía también un contrato de alquiler a largo plazo de cinco años con la opción de vehículos de sustitución después de ese período. Avesco se comprometió con Kimberly-Clark a prestar un nivel de servicio que, de acuerdo con Andreas, cumplió al pie de la letra. Hay técnicos de servicio disponibles en un corto espacio de tiempo y normalmente las carretillas de sustitución se suministran el mismo día.

En la alta dirección de Kimberly-Clark apreciaban la forma en que Avesco y Yale eran capaces de adaptar los equipos a sus requisitos específicos. Por ejemplo, los sistemas de tratamiento posterior del escape en las carretillas diésel se han montado con una lámina de protección contra el calor para prevenir los peligros de incendio y los hidráulicos y los sistemas de refrigeración de agua disponen de refrigeradores adicionales para hacer frente a la operación de trabajo intensivo. Dos carretillas elevadoras eléctricas están equipadas con pinzas para balas y una carretilla elevadora de trabajo intensivo dispone incluso de tijeras para cortar el alambre en las balas de papel residual. " ‘No es posible’ no forma parte del vocabulario del distribuidor, que a nuestro juicio es muy bueno," afirma Andreas.

También valora poder hablar honesta y abiertamente con Avesco."Puedes dar tu opinión y no tienes que andarte con rodeos," dice Andreas. Esto es aplicable por un lado a Kimberly-Clark, que puede plantear cualquier requisito de mantenimiento, pero también lo es para Avesco, que puede alertar a Kimberly-Clark para que programe el siguiente curso de formación de conductores. El suministrador y el cliente se sientan juntos dos veces al año y hablan acerca de las horas trabajadas, de los daños y de los términos y condiciones. Otro punto positivo para Kimberly-Clark es el punto de contacto único que tiene Avesco: alguien que empezó su carrera como mecánico y conoce el negocio perfectamente.

Los operarios que trabajan en Kimberly-Clark también cantan alabanzas a los equipos de Yale. René Känzig lleva conduciendo carretillas en Kimberly-Clark desde 1989. Una cosa que le gusta especialmente es que puede controlar todas las funciones de la carretilla usando solo su mano derecha con las minipalancas AccuTouch™de Yale. El asiento con suspensión de aire mejora su confort, especialmente a lo largo de las largas horas de trabajo, y el aire acondicionado significa que puede cerrar las ventanas de la cabina. Por último, aunque igualmente importante, tener una radio a mano hace para él y sus compañeros que el trabajo sea un poco más fácil.

En abril de 2018 Kimberly-Clark y Avesco celebraron un hito en su asociación. Después de cinco años y medio del acuerdo de alquiler en marcha, Avesco entregó 13 carretillas nuevas. Para celebrar la ocasión, Avesco entregó a Kimberly-Clark una llave simbólica, elaborada artísticamente por un panadero local. Lo cierto es que esta llave comestible es una entrega que - a diferencia de todos los demás suministros de Avesco - no durará mucho tiempo en el emplazamiento.

Para más información sobre la gama de equipos de manutención de Yale visite www.yale.com.

Podemos ayudarles a identificar la solución correcta

Hable con uno de nuestros expertos de la industria

Contacte con Nosotros